Mujeres ciegas detectan cáncer de mama con la sensibilidad de sus manos

Fueron instruidas en 2015 con un método del médico alemán Frank Hoffmann, y hoy son soporte clave en el Hospital San Juan de Dios de Cali.

Hoffmann señaló hace una década que los invidentes tienen facilidades para detectar nódulos —agrupación de células— que pueden ser la primera manifestación de la enfermedad.

Sus técnicas y recomendaciones fueron acogidas en el centro asistencial, en donde hoy las ponen en práctica Leidy García y Francia Papamija, dos de las cinco mujeres ciegas o con baja visión capacitadas en la capital del Valle para combatir esta patología cancerígena, la de mayor incidencia en el país con 7.000 nuevos casos y 2.500 muertes al año.

“Las personas con discapacidad visual tienen un aumento de su sensibilidad, hay un mayor tacto y mayor discriminación de los elementos”, explicó el cirujano Luis Alberto Olave, coordinador del proyecto Manos que Salvan Vidas del Hospital San Juan de Dios.

Al año se detectan unos 71.000 nuevos casos en el mundo. Con el apoyo del banco de desarrollo de América Latina CAF, el método aterrizó en Cali, luego de probarse en Alemania y Austria.

Fueron seleccionadas cuatro colombianas y una mexicana de entre 25 y 35 años de edad, sin problemas vasculares o neurológicos que alteraran su sensibilidad. Después de recibir formación se graduaron como auxiliares examinadoras táctiles. Desde entonces, han evaluado a más de 900 pacientes.

“Estamos rompiendo un paradigma de que la gente no crea que (porque) tenemos una discapacidad entonces no podemos pensar o ser autónomos”, afirma Francia, de 35 años, que perdió la visión a los siete por un desprendimiento de retina.

El hospital encontró que los chequeos de estas auxiliares obtuvieron resultados sensitivos “mejores” que los de una evaluación habitual.

“El examen clínico realizado por ellas es un examen más elaborado y requiere más tiempo. Esto generó en nuestras pacientes una sensación de bienestar y confort que no la encontraban con el médico tradicional”, explica Olave.

En Cali se repitió la experiencia alemana. Mientras una mujer en el autochequeo detecta masas de entre 15 y 20 milímetros y un médico detecta masas de 10 milímetros, las invidentes hallan nódulos de ocho milímetros.

Vencer la desconfianza

Hace seis años que Leidy tiene una ceguera casi total. Su carrera de ingeniería topográfica se vio truncada de un día para otro por una trombosis cerebral que le hizo perder la visión en el ojo izquierdo y le redujo considerablemente la del derecho.

“Las personas que ven bien son muy visuales, o sea que se dejan guiar por lo que ven. Yo me ubico mucho por el tacto y el oído”, explica esta joven de 26 años, que palpa los senos de sus pacientes guiándose con una cinta amarilla y roja, en la que, en cada centímetro, hay un relieve para señalizar los nódulos localizados.

Al detectar una masa, le avisa a un médico y este, según el caso, ordena exámenes para descartar o confirmar el cáncer. Sus evaluaciones duran hasta 45 minutos, mientras que las tradicionales no pasan de diez.

Francia, por su parte, admite que “es un poco difícil” la situación de explicarle a la paciente que le ha encontrado un nódulo “complejo”.

Ambas coinciden en que hay dos tipos de reacción de las pacientes cuando les ofrecen el servicio de las auxiliares invidentes: curiosidad o desconfianza. Algunas ni les hablan; otras les cuentan problemas personales.

“Tiene precisión en el tacto. La verdad, estoy muy aterrada porque tiene un profesionalismo grande”, dice una comerciante de 42 años luego de ser atendida por Francia. “Encontraron algo, pero el médico dijo que solo era un ganglio inflamado”, agrega esta madre de dos hijos.

De cien nódulos detectados, solo cerca de diez resultan malignos, afirma Olave.

Fuente de empleo

Antes de ser auxiliadoras táctiles, Francia y Leidy no tenían trabajo, como el 62 % del medio millón de discapacitados visuales en Colombia. La cifra es siete veces mayor que la media de desocupación colombiana, según el Instituto Nacional de Ciegos.

“Esto a mí me cayó como del cielo”, celebra Leidy.

Olave considera que esta es una opción para dar empleo a invidentes y, por ello, aspira a abrir una nueva convocatoria en el primer trimestre de 2018.

“En países en vía de desarrollo, donde tenemos ciertas limitaciones de tecnología para hacer diagnóstico de enfermedad mamaria”, el examen manual “sigue teniendo una gran importancia”, asegura.

Las dos mujeres buscan a diario demostrar que pueden aportar algo valioso, como atajar el cáncer a tiempo, para que la sociedad deje de calificarlas como discapacitadas.

AFP

DALE PLAY A NUESTRO AUDIO EN VIVO

Deja una respuesta

Use etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>