La curiosa araña que se parece a Pikachu A pesar de que mide menos de un centímetro, lo que despertó la curiosidad de un explorador de National Geographic fue su parecido con la criatura más famosa de Pokemon.

La Micrathena sagittata es una araña diminuta cuyo nombre se inspira en la diosa griega Atenea, que llevaba armadura y también era una buena tejedora. Micra viene del griego y significa pequeño, mientras que sagittata en latín se asocia a flecha.

Solo esta descripción ya muestra la gran imaginación que se tuvo al ponerle nombre a este pequeño artrópodo que en sus especímenes más grandes (hembras) llegan a medir solo 1 centímetro, incluyendo las patas. A pesar de que son muy comunes en Norteamérica, debido a su tamaño son muy difíciles de encontrar y más cuando su avistamiento ocurre en otras regiones del continente.

De ahí la extrañeza del explorador de National Geographic Jonathan Kolby cuando la encontró en las selvas de Honduras y asoció la majestuosa figura de la araña con el personaje más famoso de la serie animada Pokemon. La parte posterior de su abdomen presenta marcas de color amarillo brillante con dos largas espinas traseras que terminan en puntas blancas, asemejándose bastante a la cabeza de la pequeña creación de ficción. A los lados de esta estructura parecida a Pikachu se pueden ver filas de espinas bastante más amenazantes que la criatura animada. El resto del cuerpo de la araña es de un color rojizo brillante, parecido al de una hormiga.
Cuando Kolby vio por primera vez a la Micrathena en su centro de investigación en el parque nacional de Cusuco, los rasgos caricaturescos de la araña fueron lo primero que llamó su atención. “¡Esas protuberancias afiladas y excepcionales en su abdomen me llamaron la atención de inmediato!”, escribió en un correo electrónico.

Su abdomen amarillo, que solo se da en las hembras, atrae las miradas de inmediato. Los científicos creen que esto podría ayudar a la araña a cazar insectos. Un estudio de 2002 publicado en la revista Ecological Entomology describía a una araña australiana con un abdomen negro y amarillo, y demostró que sus colores brillantes la ayudaban a atraer a sus presas.

Empleando un rotulador negro, los investigadores “quitaron” el color amarillo brillante de la espalda de la araña. Los individuos cuyos colores habían sido ocultados de esta forma tenían menos éxito a la hora de capturar a sus presas. Sin embargo, al igual que las Micrathenas con forma de flecha, las arañas australianas son depredadoras que prefieren sentarse y esperar para atrapar a sus presas en grandes telarañas. Aunque el color amarillo intenso podría atraer a sus víctimas, las espinas de la araña mantienen a raya a los depredadores y dificultan que las aves se las traguen.

Autor entrada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *