Fractura de pene: ¿por qué ocurre y cómo se trata?

La ‘fractura de pene’ es sin duda una de las lesiones más temidas por todos los hombres del planeta, es que el solo hecho de hablar del tema ya trae a la mente un dolor insoportable; y aunque este traumatismo no es algo que pase de manera frecuente, ningún hombre está a salvo de sufrirla.

Consultado por RCN Radio, el médico en salud sexual de la Clínica Marly, Fernando Rosero Mera (@RoseroMera), aclaró en primer lugar que el pene no tiene hueso, por lo tanto esta lesión no es una ‘fractura’ como tal, pese a que generalmente se le conozca con ese nombre. Lo que realmente ocurre es una ruptura de la túnica albugínea, es decir, la capa que cubre el cuerpo cavernoso del miembro viril.

“El pene tiene unas estructuras que están cobijadas por una capa que se llama la albugínea, lo que permite mantener la erección una vez el miembro viril se llena de sangre. La llamada ‘fractura’ consiste entonces en la ruptura de esa capa, los síntomas característicos del paciente son sentir en primer lugar un sonido de ‘chasquido’, pareciera que se hubiese roto alguna estructura ósea, de ahí que se le llame ‘fractura’, posteriormente le invade un inmenso dolor”, expresa Rosero Mera.

El especialista explica que existen dos tipos de síntomas, los iniciales y los tardíos. Los primeros hacen referencia a pérdida inmediata de la erección, dolor insoportable, aparición de moretones y engrosamiento del pene, esto porque la sangre empieza a salir de las estructuras internas hacia las externas.

Luego se podrían presentar síntomas tardíos o posteriores como mala cicatrización, lo que podría limitar la salud sexual; también se podría generar una fibrosis, que podría desencadenar en la Enfermedad de La Peyronie, lo que se traduce en una desviación o curvatura del miembro viril durante la erección.

¿Qué provoca una fractura de pene?

Sí, todo esto suena demasiado horrible y doloroso, sin embargo, para evitar que algo como esto ocurra, hay que saber muy bien qué es lo que provoca esta lesión.

De acuerdo con el especialista, “la principal causa es el acto sexual y la lesión se produce entre un 30 y 50 por ciento cuando el hombre está abajo, en esta posición pierde la capacidad de control o de reacción inmediata ante un movimiento brusco o de fuerte intensidad en el que el pene sale de la vagina y al volver a ingresar no entra por donde debería sino que golpea contra la pared del pubis, lo que hace que el miembro se doble y se fracture”. 

Algunos expertos señalan posturas sexuales como ‘la vaquerita’ o ‘la vaquerita invertida’ como las más peligrosas para este tipo de lesiones.

Tratamiento y recuperación 

Una vez el hombre se encuentra en esta situación lo primero que debe hacer es acudir inmediatamente a un hospital. “Bajo ninguna circunstancia el paciente debe dejar que este traumatismo se resuelva solo”, indica el experto.

El especialista indicado para este tratamiento es un urólogo, quien someterá al paciente a un procedimiento quirúrgico en el cual saturará o corregirá el daño. “La recuperación depende de la gravedad de la lesión y de la cirugía, generalmente las personas deberán pasar varias semanas sin tener actividad sexual para que los cuerpos cavernosos tengan una buena cicatrización y por supuesto, se vuelva a tener una buena erección”, concluye Rosero Mera.


DALE PLAY A NUESTRO AUDIO EN VIVO

Autor entrada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *